En Blog

Obtener préstamos personales significa una gran responsabilidad, pero no es algo a lo que debas temerle. De hecho, es una solo una solución entre muchas otras que te permiten alcanzar más pronto y con más soltura, tus metas. Si últimamente has tenido la idea de solicitar un préstamo personal y aún no te decides, quizá te convenga leer este artículo que hemos preparado para ti.

¿Cómo administrar tus recursos financieros para sacar adelante tus préstamos personales?

Los siguientes son puntos importantes que debes considerar para cambiar por completo tus hábitos financieros. Por alguna razón éstos no te están funcionando y debes considerar otra manera de alcanzar tus metas. Sigue nuestros consejos y quizá la próxima vez que quieras salir de vacaciones con tu familia, comprar un coche nuevo o abrir un negocio, ya no se quede sólo en un sueño, sino en un sueño hecho realidad. Veamos a qué nos referimos…

Analizar tus recursos financieros. Antes de comenzar a gastar, debes tener bien en claro de dónde proviene el dinero que utilizas. Y debes saber con exactitud las cantidades, no importa si es tu propio salario, o si es una herencia o pensión. No hay excusa para no saber cuánto es lo que te estarán descontando este mes por haber llegado tarde al trabajo o cuánto es lo que tu pensión considera que estarás recibiendo por X número de años trabajados. Una vez que tengas tus ingresos bien establecidos, incluso aquellos que son sólo esporádicos (ventas por catálogo, por ejemplo), puedes iniciar tu proceso de destinación de efectivo, antes, no.

Considerar un ingreso extra. ¿De qué forma puedes obtener un aumento de salario? ¿Cómo podrías incrementar tus ventas de artesanías hechas por ti? ¿Cuánto estarían tus vecinos dispuestos a pagar por unos pasteles horneados? No es nada del otro mundo querer aumentar tus ingresos. De hecho, te recomendamos que pienses en formas muy, pero muy novedosas de ingresar más dinero a tu bolsillo. El ahorro no entra aún en este punto. No se trata de disminuir tu gasto sino de incrementar tus entradas. Piensa con detalle.

Utilizar tus préstamos personales para un fin en específico. Si ya has tomado la decisión de obtener un préstamo personal, entonces no lo malgastes. Muchas personas pierden la cabeza al recibir grandes cantidades de dinero en un solo momento y así es como se olvidan de su primordial objetivo. ¡Que no te suceda! Ten muy en claro cuál es la meta que tienes en mente, ya sea pagar la colegiatura semestral de tus hijos, remodelar la casa, adquirir ese vehículo con el que has soñado toda tu vida, o realizarte la cirugía de liposucción que tu cuerpo requiere. Si se te concede más del dinero que estás pidiendo, no se te ocurra gastarlo. Mejor, inviértelo. Ya veremos cómo en siguientes puntos.

Cubrir los gastos básicos. Pues bien, el dinero que has recibido como préstamo personal no lo debes tocar aún. Mientras, del previo análisis que has hecho con tus ingresos, deberás hacer una lista de todos aquellos gastos que cubren tus necesidades básicas, desde alimento, servicios del hogar, renta, transporte, educación, y vestimenta, al final. El entretenimiento puede esperar, si sobra dinero. Lo interesante aquí es lo siguiente que te vamos a recomendar: utiliza el dinero de tus ingresos extras para el entretenimiento. Eso te motivará a moverte para conseguir entradas extras.

Pero eso sí, como no queremos que te deprimas, agrega en la última columna, casi ya sin querer queriendo, un porcentaje mínimo para entretenimiento y diversión, que tendrás que administrar escasamente durante el mes, no a la semana.

Ahorrar. Arriba de la lista de gastos incluye el concepto de ahorro, que sea no el sobrante sino un porcentaje inmutable, como los gastos indispensables. Aunque sea mínimo, asegúrate de que sea constante e inamovible.

Invertir. Si tienes ahorros suficientes, o si de los respectivos préstamos personales te ha sobrado algo de dinero, es momento de invertir. Piensa en aquello que te regresará algo al menos al doble de lo que estás gastando por obtener. De ninguna manera la ropa es inversión, ni salir a restaurantes, a menos que, por supuesto, alguna cena con una persona importante te lleve a obtener un trabajo mejor, o algún tipo de negocio que te convenga. No gastes dinero en películas o en plantas, si no te regresarán el gasto en términos financieros o de aprendizaje. Sólo tú sabes cuál es la mejor inversión en tu vida. Pero piénsalo con detalle.

Mantener una actitud positiva. Si constantemente repites que “no hay dinero”, permítenos decirte que en efecto, no tendrás dinero nunca. Al contrario, si piensas que hay suficiente dinero para todo, probablemente de una u otra manera alcanzarás a cubrir tus necesidades básicas y podrás invertir en algún futuro. De nada sirve estresarse, deprimirse, acongojarse por el dinero. Recuerda que éste viene y va, además de que es sólo un medio para conseguir tus objetivos. La felicidad, el amor, la amistad, la belleza, la seguridad en uno mismo, son cosas que el dinero no puede comprar. Así que la próxima vez que te encuentres en un lío por temas financieros, piensa en la forma en que puedes solucionarlo, en que tienes la salud y la capacidad para salir de ese embrollo y que además, estás muy agradecido por eso.

Y recuerda que si necesitas préstamos personales, en Autoloans tenemos todas las facilidades para ti.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Préstamos Monterreyempeño de autos