En Blog

En algún momento de nuestras vidas, todos hemos tenido problemas financieros de liquidez y falta de solvencia, sin embargo, cuando vienen acompañados por deudas suelen ser tiempos de gran crisis, ya que debemos trabajar intensamente para liquidar los adeudos lo más pronto posible, pero también para alimentar y mantener en buenas condiciones a la familia. En este punto, muchas personas piensan en los préstamos de dinero como una salvación para juntar todo el capital y pagar las deudas y quedarse con un solo adeudo.

Existen muchos escenarios en los que las personas quedan endeudadas y con serias dificultades económicas; por ejemplo una persona que pierde su empleo puede quedar con los gastos de las mensualidades del automóvil, de las tarjetas de crédito y hasta con la deuda hipotecaria o inmobiliaria para pagar su casa. El mismo caso con un emprendedor o microempresario cuyo negocio va a la quiebra, pero queda con las deudas de sus acreedores encima, así como con pagos de renta, salarios y otras fugas de dinero.

En otros casos la falta de cultura económica lleva a las personas a no saber administrar sus finanzas y a endeudarse de más; las promociones de pago con tarjeta de crédito son uno de los casos más comunes en los que las personas pierden la noción de sus adeudos y siguen dando el “tarjetazo” hasta que llega el momento de recibir el estado de cuenta y percatarse de que el pago total es difícil de pagar con los ingresos que se perciben mensualmente. En los meses de diciembre esta situación es común, pues aunque los trabajadores mexicanos reciben su aguinaldo, los gastos de las fiestas de fin de año, los regalos, vacaciones y juguetes de los pequeños dejan endeudadas a las familias.

Es en los momentos de mayor desesperación cuando las familias o los trabajadores buscan la forma de refinanciar sus deudas mediante préstamos de dinero, que pueden ser de gran ayuda para liquidar los montos de adeudos en diferentes instituciones y juntar el gasto en una sola cuenta, lo que permite tener una sola fecha de pago y reducir los cobros por intereses. Sin embargo, es importante tomar algunos puntos en cuenta para no caer con personas u organizaciones que, aprovechándose del momento de crisis por el que pasamos, nos cobren intereses demasiado altos o nos hagan víctimas de fraude.

Para que el préstamo sea una buena opción de refinanciamiento debemos:

• Definir un plan de acción para controlar las finanzas

Ya sea semanal, quincenal o mensual, para no caer en la morosidad con el nuevo préstamo. Para esto, es importante definir el presupuesto que la familia o la persona requiere para sus gastos básicos de comida, transporte y servicios como electricidad, renta, colegiaturas, etc.

Una vez determinados los gastos fijos e indispensables, debemos recortar otros gastos superficiales pero que nos llevan a un nivel de endeudamiento muy grande; el pago de televisión por cable, la cajetilla diaria de cigarros, las comidas o cenas en la calle, los pagos indiscriminados con tarjeta de crédito, especialmente para compras innecesarias. Además debemos buscar la forma de disminuir los gastos diarios, por ejemplo cocinando los alimentos que llevamos al trabajo, portar un termo con café para no comprarlo en la calle, tomando autobús de vez en cuando para ahorrar en gasolina, etc.

• Adelantar pagos

Cuando buscamos refinanciar una deuda con préstamos de dinero, obtenemos el beneficio de ahorrar intereses y juntar el adeudo en una sola cuenta, por ello se recomienda adelantar pagos en la medida de lo posible, pagando siempre una cantidad mayor que la que se solita para no generar intereses. De preferencia debemos buscar créditos en los que nos den pagos fijos, con esto evitaremos los intereses que pueden llevarnos de nuevo a un pozo sin fondo.

Podemos aprovechar un solo crédito para liquidar todas las deudas o solo para pagar las más caras, analizar las finanzas y las posibilidades de pago es indispensable para elegir la mejor opción; sin embargo lo más recomendable es pagar todas las deudas con un solo crédito pues esto nos permitirá un mejor control, una sola fecha de pago y el abono al pago de la cuenta, no solo a los intereses.

• Evitar siempre los pagos mínimos

La razón por la que muchas personas se endeudan con el crédito es porque dan los pagos mínimos aunque se mantengan al corriente; estos pagos mínimos generan intereses y prolongan el tiempo de pago, pues la deuda va incrementándose cada mes, en vez de disminuir.

Podemos pedir un préstamo para refinanciar deudas si nos encontramos en esta situación, pero siempre buscando la tasa de interés más baja y mejores condiciones de crédito, además de dar pagos fijos y evitar los mínimos en la medida de lo posible.

Recordemos que el refinanciamiento de deudas es el reemplazo de una deuda por otra, en términos diferentes y más sencillos para que el deudor pague; podemos encontrar este tipo de préstamos en instituciones bancarias o financieras, pero también podemos solicitar préstamos de dinero con una garantía como nuestro automóvil para saldar las deudas mayores y quedarnos con un solo adeudo, lo que puede ser una solución para nuestro bolsillo si encontramos una tasa de interés más baja, un adecuado plazo de pago y controlamos nuestras finanzas ajustando el presupuesto mensual para liquidar la deuda en el menor tiempo posible.

En AutoLoans te prestamos dinero sobre tu auto, con pagos fijos en plazos desde seis meses o tradicionales, en los que pagas mensualmente el interés y al finalizar el plazo, pagarás el capital; llámanos y conoce las opciones que tenemos para ayudarte a salir del apuro económico por el que estás pasando.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

empeño de autosPrestamos de dinero