En Blog

Cuando hablamos de préstamos, por lo regular, la gente se espanta. Piensa que son interminables deudas que no terminan nunca de existir. En una vida cotidiana que requiere de un esfuerzo casi sobre-humano para permitir la libertad y comodidad, puede parecer eso justamente, otra atadura más. Sin embargo, esto no podría ser más erróneo. Los préstamos son sólo una herramienta altamente eficiente para lograr alcanzar objetivos que de otra manera quizás no serían posibles de completar.

Una persona adulta responsable, sabe cómo administrar sus recursos de manera que su vida permanezca balanceada. Si esta oración te es ajena, no te preocupes, parece ser que el 90% de nosotros humanos no somos adultos responsables. Dejando de lado la parte chistosa de la vida, en efecto, deberíamos de poder saber cómo administrarnos, tanto nuestros tiempos como energía, como recursos monetarios. No es tan difícil como parece. Lo difícil es lograr la parte balanceada. Porque bien puedes destinar mucho dinero a entretenimiento, y poco al ahorro, o mucho al ahorro y casi nada a la satisfacción de necesidades básicas. Y en ambos casos, no es sano esta determinación de partida de recursos.

Un préstamo no es una manera de ponerse más apretada la soga al cuello. Al contrario, permite que puedas equilibrar mejor tus recursos y salgas exitoso de cualquier reto que se te presente en la vida. Puedes lograr grandes cosas con un programa fijo de pagos de préstamo, sin tener que llorar porque no te alcanza el dinero, o estresarte porque estás absolutamente lleno de deudas.

Si tienes ya un par de deudas, te invitamos a que conozcas nuestros planes de financiamiento para que determines si te conviene más obtener un préstamo con nosotros en AutoLoan, y pagar tus deudas atrasadas que continuar acrecentando los intereses. Esto te dará soltura y podrás continuar destinando dinero a un ahorro u a otra necesidad. Deja ya el estrés y la falta de apetito de lado, mejor aprovecha la solución que tienes a la mano de una vez por todas.

Para que puedas administrar tus recursos financieros, te recomendamos que hagas una especificación de tus necesidades y lujos, del más importante al menos importante. De ahí, recuerda que tienes un cien por ciento, que es el total de tu ingreso. Este ingreso no está sujeto sólo a tu salario, sino a cualquier otra forma de entrada que tengas, que puede ser una renta que cobras, o una pensión, o bonos de algún tipo o bien, las ventas por catálogo que tienes, no importa cuál sea, también tenlo en cuenta.

De allí, designa un porcentaje a lo básico: comida de casa, gas, agua, luz, renta, escuela, transporte (gasolina y mantenimiento), mascotas. Suponiendo que te has animado a obtener alguno de nuestros préstamos, entonces destina un porcentaje a pagar tus deudas anteriores, y a pagar la inversión que has hecho en AutoLoans. Ahora destina un porcentaje para el ahorro. No tiene que ser mucho pero sí debe ser siempre constante. Recuerda que es un porcentaje fijo y no puedes tomar de él ningún tipo de “préstamo” para otras cosas. Por eso viene en tercer lugar y no en último. Después muévete hacia entretenimiento: libros, ropa y zapatos, clases de baile, café con los amigos, cine, cita con la novia, museos, viajes, etcétera. La actividad que más realices será la que tomarás como más importante, y así sucesivamente. También deja libre un pequeño porcentaje para sorpresas que no tenías contempladas, como accidentes u oportunidades. Así no tendrás que disponer de cualquier otro concepto. Y si no lo utilizas, es un bonus para el ahorro, no para entretenimiento o lujos.

Determina en pesos cuánto es el porcentaje de cada concepto y si es necesario, disminuye o aumenta las cantidades (con sus respectivos porcentajes). Una vez que adquieras tu ingreso, distribúyelos de esta manera.

Plantéate objetivos claros y alcanzables. Es decir, utiliza tus préstamos para algo en concreto. Puede ser para pagar tus deudas anteriores, como hemos dicho, pero también para viajes, para inscripciones, para comprar un coche, para iniciar un negocio, para contrarrestar alguna eventualidad, para ampliar tu casa, en fin, para que puedas de alguna manera crecer como persona y desatar un poco la cuerda de los requerimientos que tienes amarrada en todo tu cuerpo. Plantéate objetivos que puedas alcanzar y que sean muy claros. De preferencia escríbelos para que no se te olviden. Por ejemplo, si lo que quieres es comprar un coche, con nuestro préstamo puedes elegir el modelo exacto que quieres y la fecha en que lo tendrás ya en tu cochera. No desistas, si es el modelo que siempre has soñado. O bien, si lo que has pensado desde siempre es ser tu propio jefe, iniciar un negocio con alguno de nuestros préstamos en AutoLoans sería lo ideal. Establece la fecha en que estarás inaugurando y la meta de ventas a alcanzar durante ese primer año. Lo mismo para tu viaje de ensueño: ¿París? No hay problema, mientras uses nuestro consejo de planeación y organización. En realidad cualquier objetivo que te plantees es alcanzable, mientras trabajes por él.

Esperamos hayas disfrutado de este pequeño artículo. Si quieres saber más sobre nuestros planes de financiamiento, te invitamos a que te llames o escribas a nuestros teléfonos y correos electrónicos. Por otro lado, si lo que te interesa es saber cómo puedes poner tu dinero a trabajar para que te reditúe aún más, no dejes de leer nuestras entradas al blog.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

préstamos en MonterreyPrestamos personales