En Préstamos de dinero

El comienzo de un nuevo año siempre nos da la oportunidad de crear nuevas condiciones de vida, además de abandonar ciertos hábitos negativos o hacer una transformación de nuestra rutina. Es algo muy normal, pues el peso simbólico del cierre de un ciclo para iniciar otro es tan fuerte que nos sentimos con la motivación suficiente para hacer las cosas de manera distinta.

Eso sí, lo que en realidad cuesta trabajo es mantener esa constancia y motivación a lo largo del año. Muchos pueden decir que el cansancio, el aburrimiento o preocupaciones por otros asuntos es lo que nos puede alejar de estos bien intencionados propósitos de Año Nuevo. Sin embargo, crear las condiciones necesarias para alentar mejores hábitos de comportamiento también nos corresponde a nosotros.

Es por eso que en el artículo del hoy repasaremos algunas estrategias para planear mucho mejor las finanzas para este 2016. Además, este es un ejercicio que cualquiera puede realizar. No importa si eres un empresario, obrero o un trabajador independiente. Todos se benefician considerablemente de una mejor planeación monetaria. Incluso, aquellos que tenemos menos recursos, nos podemos acercar con más facilidad a la prosperidad económica. Además, descubrirás cómo, curiosamente, los préstamos de dinero se pueden volver en tu mejor aliado para alcanzar la salud financiera.

Te recomendamos hacer uso de una libreta para tu planeación. También puedes usar algunas de las tantas aplicaciones que se pueden instalar en dispositivos móviles o en tu PC, pero estudios recientes han demostrado que una idea se queda grabada en nuestro cerebro con mayor duración si la dejamos plasmada en papel. Esto se debe al complejo proceso cognitivo que realizamos al momento de escribir. Por lo tanto, los mejores hábitos financieros quedarán mejor implantados en nuestra conciencia si los ponemos por escrito.

Ahora bien, cuando designes la libreta cerciórate de no ocuparla más que para eso. En la primera hoja vas a colocar todos los ingresos de dinero con los que cuentas durante el mes: trabajo, empleos extra, la venta de artículos, becas, pensiones, etcétera, todos y cada uno de los medios por los cuales recibas dinero deben estar cuantificados. Súmalos todos y así obtendremos el primer dato con el que vamos a trabajar: la cantidad monetaria global con la que cuentas al mes.

Después, si tienes que pagar impuestos por algún motivo, descuéntalos en primer lugar y ahora sí, tendremos el monto neto, con el cual podemos elaborar un presupuesto mucho más realista.

En la segunda hoja vas colocar primero, todos aquellos gastos necesarios e ininterrumpidos: agua, luz, renta, despensa, internet, televisión por cable. Posteriormente, en otro espacio, coloca otros tipos de pagos que se necesitan hacer, pero que no están relacionados con rubros de primera necesidad y que, sin embargo, también deben realizarse de manera constante o periódica: hipotecas, pólizas de seguro, créditos en tiendas departamentales o préstamos de dinero. Es decir, en este campo vamos a colocar todas las deudas, pero les cambiaremos la denominación.

Del monto neto, asigna el %100 requerido para ir cubriendo cada uno de estos pagos. Es decir, si pagas $200 de luz y tus pagos para deudas son de $590, es el monto total el que le debes asignar. Si cuentas con créditos en los que puedes elegir el monto a dar, divide tu deuda en un lapso de tiempo realista, por ejemplo 10 meses, y divide la cantidad en ese número. Así tendrás la fracción exacta que tendrás que dar para poder cumplir con este tipo de obligaciones.

De lo que resta, vamos a designar un fondo de emergencias. Las más usuales son las médicas, pero también puedes incluir reparaciones para la casa o cualquier tipo de improviso que puede estar relacionado con gastos de primera necesidad. Trata de que al menos el 5% de tu monto neto quede contemplado para cubrirlo. Si no lo ocupas durante el mes, no lo gastes, todo lo contrario, consérvalo. Así lo irás aumentando o reponiendo a lo largo del año.

En el tercer rubro vamos a designar una cantidad para formar un ahorro independiente al que podrás darle el uso que tú quieras. Desde irte de viaje, comprar un mueble, un automóvil, ropa o libros. La regla para este dinero va a ser que no lo vas a tomar hasta que alcances la meta de lo que quieras adquirir gracias a ese recurso. También puedes ponerte un plazo.

Por ejemplo, ahora que estamos en enero, puedes ponerle como meta que tu ahorro concluya en mayo. Para este ahorro podemos hacer uso de un modelo mucho más flexible. Elige libremente el porcentaje que quieras usar y aprovecha todo el dinero que te sobre para ir acrecentando la cantidad monetaria al final del periodo de ahorro. Ahora, si quieres tener un sistema mucho más rígido o sientes que no vas a tener la disciplina para poder cumplirlo, puedes acercarte a un banco de tu elección para sacar una cuenta de ahorro.

Otro rubro a considerar es un pequeño monto para dedicarlo a pasatiempos, salir a cenar fuera o cualquier otro gasto relacionado con el ocio y el divertimento.

También puedes darle un gran avance a ciertos rubros financieros como las deudas o la adquisición de ciertos artículos. Para esto puedes hacer uso de los préstamos de dinero, pero sea cual sea el articulo crediticio que elijas, tómalo muy en cuenta en la planeación monetaria que te estamos proponiendo.

Posteriormente, trata de hacer un registro cuidadoso de cada uno de tus gastos y al final del mes ve identificando aquellos gastos innecesarios. Si hay un artículo que compras de manera constante pero sólo acumulas, quizás es el momento de suspenderlo temporal o totalmente. Al tener este registro escrito, va a ser mucho más fácil hacer rendir tu dinero de la manera adecuada.

Esperamos que estos consejos te sirvan para elaborar un mejor plan monetario para este año y puedas disfrutar de una vida mucho más holgada y tranquila. No olvides dejarnos tus comentarios, sugerencia o preguntas en la sección de comentarios de este blog.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Prestamos de dineroprestamos de dinero